¿Cuáles son los riesgos de la mala impermeabilización en una casa?

¿Cuáles son los riesgos de la mala impermeabilización en una casa?

En cualquier construcción, desde el principio, hay que planificar correctamente su impermeabilización, sobre todo para no tener problemas con el tiempo. De lo contrario, el agua puede convertirse en nuestro mayor enemigo, en donde su acción constante puede llegar a debilitar las estructuras y poner en peligro nuestra seguridad. Por eso se hace muy importante confiar este trabajo de impermeabilización de cubiertas en Sevilla a una empresa con experiencia y con los mejores profesionales.

¿Cómo actuar cuando empiecen los problemas de impermeabilización?

La impermeabilización debe estar presente desde que se inicie un proyecto de construcción. Sin embargo, cuando no se han hecho las cosas bien desde el comienzo, lo adecuado sería actuar con inmediatez una vez que surjan las primeras señales.

Suelen aparecer los problemas en forma de goteras, grietas o manchas de humedades en techos y paredes. En un primer momento pueden resultar insignificantes, pero con el tiempo llegan a proliferar los hongos y bacterias.

Pero no solo el agua consigue hacerle daño a las construcciones ante una mala impermeabilización. También el calor, el sol y las bajas temperaturas consiguen deteriorar los materiales.

En cualquier caso, cuando la impermeabilización no sea la correcta suele derivar en humedades. Las hay de varios tipos, como son la humedad ambiental, accidentales, capilar, de obra y por filtración.

La entrada del agua en cualquier construcción consigue que se pudran las vigas y los elementos de madera. Esto desencadena un debilitamiento de la estructura, además de la aparición de insectos.

La salud de las personas será otra de las consecuencias de esta mala impermeabilización, con la presencia de hongos y moho que afectarán sobre todo a la gente con alergias.