Grietas y fisuras

Grietas y fisuras

Como expertos en rehabilitación de edificios en Sevilla, sabemos que es algo normal que un edificio se mueva, especialmente durante sus primeros años. Esto se debe a que debe asentarse en el terreno por lo que no hay que preocuparse. Pero, por otra parte, la humedad y los cambios de temperatura provocan contracciones y dilataciones en los materiales de construcción que pueden producir que aparezcan grietas y fisuras.

¿Qué son las grietas y las fisuras?

Las fisuras son pequeños daños superficiales que pueden producirse en los elementos de revestimiento de un edificio y que para nada afectan su estabilidad. Se suelen dar normalmente en yesos, escayolas y pinturas que recubren los paramentos horizontales y verticales del interior de las viviendas. Las causas principales son la dilatación y la contracción de los materiales por los cambios de temperatura y por la humedad, así como por una mala aplicación o calidad de los materiales usados.

En cambio, las grietas son roturas que además de afectar a la superficie del paramento, pueden llegar a extenderse por todo su espesor. Aparecen habitualmente en elementos portantes como pueden ser los pilares, los forjados y los muros de carga. Su aparición se debe a distintos factores. El más normal es un cálculo incorrecto de la estructura por lo que los elementos se ven forzados a soportar más cargas de las que debería. Este problema es muy grave para la seguridad de la estructura del edificio y por supuesto, de sus ocupantes.